domingo, 22 de julio de 2007

Carlos Edmundo de Ory juega con la [s]

Soneto en eses

La díscola sílaba inconclusa
La hermosa sal inmensa en mi saliva
De tu salud sonora saco viva
sangre salvaje súbita y profusa

Música de sedienta cornamusa
Sones alisios de una brisa esquiva
Saltando suelta ysanta mi misiva
semántica en el seno de mi musa

Sede de seda de esos sabios labios
Salamandra secreta del soneto
Ósculo suave surto en mis escalas

Suma y simiente de mis sueños sabios
Serpiente musical soplo sujeto
siempre a sorpresas de sutiles alas.