domingo, 27 de mayo de 2007

Lucrecia. Algunas de sus representaciones en el arte

Lucrecia era una noble romana casada con Colatino de la que se prendó el hijo del rey Tarquino; ante el rechazo de la joven a las solicitudes amorosas, el hijo del rey violó a Lucrecia. La patricia reunió a su padre, Lucrecio, a su esposo y a sus familiares para contarles lo que había ocurrido, acabando inmediatamente con su vida para lavar la afrenta. Bruto, presente en el suicidio, arrancó el puñal que Lucrecia había clavado en su corazón y juró venganza, en lo que sería el fin de la monarquía en Roma y la proclamación de la república en el año 510 a.C.

"Bruto, dejando al padre y al marido de Lucrecia inmersos en el dolor, extrajo el cuchillo de la herida de ésta, y manteniéndolo ante sí, aún lleno de sangre dijo: “ Por esta sangre tan pura antes de la ofensa real, juro, poniéndoos a vosotros dioses por testigos, que he de expulsar de Roma... a L. Tarquinio el Soberbio...” Llevaron entonces al foro el cuerpo de Lucrecia y excitaron los ánimos de las gentes.... Todos se lamentaban de la violencia criminal del rey... Los más ardientes de entre los jóvenes se presentaron armados como voluntarios. A estos les siguieron todos los demás. El rey recibió en el campamento estas noticias y se dirigió a Roma bajo el temor de esta revolución, para reprimir el movimiento... Este encontró las puertas cerradas, con lo que se le indicaba el camino del exilio....
En los comicios centuriados, convocados por el prefecto de la ciudad de acuerdo con las disposiciones de S. Tulio, fueron designados dos cónsules: L. Junio Bruto y L. Tarquinio Contatino." (TITO LIVIO, 59, 155)