jueves, 21 de junio de 2007

Fichte, 1807. No a la universidad en la era de la información

"Tal repetición [la explicación oral cuando existen bibliotecas] -ante todo superflua y además funesta es sus consecuencias- de lo que se encuentra de manera harto mejor bajo otra forma [la de los libros], no debería existir hoy día bajo ningún concepto; las universidades, si no pueden llegar a ser algo distinto, deberían, en consecuencia, ser suprimidas, y aquellos que experimentaran la necesidad de algún tipo de enseñanza deberían ser remitidos al estudio de los escritos existentes [...] Cualquier cosa que aspira a poseer el derecho a existir debe ser y producir algo que no pueda llegar a ser y a producir nada fuera de esa misma cosa, garantizando al mismo tiempo la perseverancia en su ser y en su continuidad imperecedera: este es el deber de la universidad o, para usar la palabra en su forma antigua, el caso de las Academias; y si la universidad no acepta esto, entonces es mejor que desaparezca."

JOHANN GOTTLIEB FICHTE, Plan deductivo de un establecimiento de enseñanza superior que debe fundarse en Berlín y se hallaría en íntima relación con una Academia de las Ciencias, 1807